Con abonos de jardín y tierras de cultivo inorgánicos o sintéticos tan abundantes y económicos, un jardinero o agricultor podría preguntarse si realmente es tan importante usar productos orgánicos en su lugar.

Después de todo, se trata de lo que funciona en este momento y hace que el jardín sea hermoso, ¿verdad? Bueno … sí y no. En la agricultura y jardinería orgánica, la salud general del suelo y las plantas es la principal preocupación, por lo que, si bien los fertilizantes y abonos químicos sintéticos pueden funcionar hoy, los abonos orgánicos garantizan la salud de su cosecha y jardín mañana.


Ventajas del abono orgánico ecológico

Los abonos orgánicos funcionan lentamente.

Para que los fertilizantes orgánicos funcionen, el suelo primero tiene que descomponerlos. Esto significa que tanto la tierra como las plantas obtienen la nutrición que necesitan cuando la necesitan. Los fertilizantes sintéticos, aunque rápidos, a menudo sobrealimentan la planta, no hacen nada por el suelo y pueden dañar las plantas al quemarlas.

Los abonos orgánicos mejoran el suelo.

Una de la principales ventajas es que abono organico ecologico mejora la textura del suelo, lo que le permite retener el agua por más tiempo y aumenta la actividad bacteriana y fúngica en el suelo. Entonces, no solo ayudan a sus plantas, también ayudan al suelo. Los fertilizantes sintéticos, por otro lado, agotan el suelo de sus nutrientes, haciéndolo improductivo. ¡Buena suerte cultivando esos jugosos tomates en un suelo improductivo!

Los abonos orgánicos son seguros.

Aunque no querrá comerlos ni beberlos (el té de emulsión de pescado no es demasiado tentador), puede estar seguro de que los fertilizantes orgánicos son seguros para el medio ambiente, su familia y sus mascotas. Los fertilizantes sintéticos requieren una cantidad significativa de combustibles fósiles para producir y procesar y, a menudo, se escurren hacia fuentes de agua cercanas como arroyos y lagos.

Los fertilizantes orgánicos son fáciles de aplicar.

Los orgánicos son tan fáciles de aplicar como sus contrapartes sintéticas y no orgánicas. Agregarlos al suelo o rociarlos sobre las hojas; independientemente de cómo los use, agregan innumerables beneficios a su jardín al tiempo que brindan la misma cantidad de conveniencia y facilidad que los fertilizantes químicos.

Los microbios prosperan

El fertilizante sintético se compone de moléculas químicas sin carbono. Estas moléculas a veces pueden ser disruptivas y no son accesibles para los microbios. Por otro lado, el fertilizante orgánico es rico en materia orgánica, lo que ayuda a que los microbios prosperen. El fertilizante orgánico contiene carbono como parte de su composición química; y es el carbono, junto con el nitrógeno, el fósforo y el potasio lo que alimenta a los microbios y les permite hacer que los nutrientes estén disponibles para las plantas en un proceso biológico natural.

Sostenible y respetuoso con el medio ambiente

Los fertilizantes sintéticos se escurren en nuestras vías fluviales dañando la vida marina y la calidad del agua. Los fertilizantes orgánicos no se escurren tan fácilmente (si es que lo hacen) y están asociados con la estructura del suelo. Según la Asociación de Comercio Orgánico, los fertilizantes orgánicos también aumentan la biodiversidad de las especies en un 30% en comparación con los fertilizantes sintéticos.

(Visited 43 times, 4 visits today)

Por tobalcris

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *