El Noreste Argentino cuenta con condiciones agroclimáticas adecuadas para la producción de leche, además de fortalezas importantes tales como los bajos costos de producción (gracias a que el valor de la tierra es menor con respecto al de la Pampa Húmeda), la abundancia de subproductos para la alimentación de las vacas y las altas producciones de materia seca por hectárea.

A pesar de estas ventajas, la trama láctea está incipientemente desarrollada, ya que es escasa o nula la presencia en la región de la totalidad de los actores o condiciones que la conforman, como son los proveedores de insumos, los técnicos especializados en lechería, una industria fuerte, investigación y desarrollo local, etc.

Los productores lecheros son casi en su totalidad de producción familiar, pluriactivos −en muchos casos es la producción de leche un subproducto de la producción de carne− y con modelos de producción bien diferentes a los tradicionales de la Pampa Húmeda. Predomina el ordeñe manual, la presencia de ganado no especializado en producción de leche, la alimentación fundamentalmente pastoril con baja cantidad de reservas y suplementación, y ordeñes de una vez al día con ternero al pie en muchas zonas.

Mediante convenios realizados entre el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y la Organización de las Naciones Unidas
para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según siglas en inglés), desde 2006 se está estudiando y trabajando para encontrar alternativas al desarrollo de las cuencas lecheras extrapampeanas, entendiendo las particularidades de las mismas y la necesidad de la aplicación de herramientas según las necesidades locales. Los diagnósticos realizados fueron participativos y los análisis de situación fueron orientados a la concientización y a la identificación colectiva de soluciones posibles. Estos estudios fueron la base para la aplicación de líneas de acción por parte de la Secretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar del Ministerio de
Agricultura, donde se generaron flujos positivos de relaciones y donde los actores adoptaron la interacción como forma habitual de proceder y trabajar para fortalecer la concertación.

También se desarrollaron programas para la reducción del ordeñe a mano, a través del programa de subsidio de ordeñadoras mecánicas para los productores de pequeña escala. De esta forma se entregaron, como aportes no reembolsables, equipos con la última tecnología adaptada a la situación de la lechería familiar. Los municipios −con un gran conocimiento del territorio y de los actores− intervinieron proponiendo a los productores, y contribuyendo en la logística y recursos del programa. Estas acciones
permitieron mejoras en la calidad de vida y del trabajo, y la posibilidad de ordeñar más vacas, con el consiguiente aumento de los ingresos para las familias de los productores beneficiados. Al mismo tiempo, fue una amplificación de esta tecnología y sus beneficios en todas las cuencas donde se realizó el programa.

El proyecto de cooperación GCP/ARG/014/SPA −“Proyecto de Implementación de Buenas Prácticas Agrícolas para el Fortalecimiento Integral de la Agricultura Familiar de las Provincias Septentrionales en el Norte Argentino para un Desarrollo Rural Sustentable”− aporta, a través de la elaboración de este manual, una herramienta que busca contribuir con la capacitación de los agricultores familiares, a fin de que sean actores del desarrollo de sus explotaciones y de la lechería del Norte Argentino. Es
una intensión de este trabajo evitar la visión reduccionista de la extensión, donde el técnico se focaliza sólo en transmitir su mensaje, para orientarse en un enfoque sistémico, donde los técnicos y dirigentes interactúan con el productor para intervenir en los sistemas de producción “reales” y “posibles” para la zona, sin hacer una simple copia o extrapolación de los sistemas de la Pampa Húmeda.

undp-bo-agricultura-ganado-pesca

(Visited 4 times, 1 visits today)

Por tobalcris

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *